7 de abril Día de la zamba, su particular historia

En el año 2012, el Congreso de la Nación sancionó la Ley Nº 1.696 que elegía al 29 de septiembre como el “Día Nacional de la Zamba” para recordar a unos de los padres del folclore argentino, en honor al natalicio de Gustavo “Cuchi” Leguizamón. A pesar de ello, bailarines y amantes de nuestra música de raíz siguen tomando al 7 de abril cómo referencia.

Esto es en honor a la zamba “Siete de Abril” o “La siete de Abril”, una pieza cuyos orígenes son materia de discusión para investigadores del acervo cultural nacional, hoy, y en coincidencia con la enigmática fecha que le da el título, se celebra el “Día de la Zamba”. Un repaso de esa historia y una excusa para poner los pañuelos en el aire y latir al ritmo de la zamba.

La controversia

Hay demasiadas versiones que nos cuentan por qué el 7 de abril es considerado el “Día de la Zamba Argentina”. “Siete de Abril” es una zamba y es también un pequeño pueblo: ambos encierran una fecha, una verdadera incógnita muy difícil de develar.

“La Siete de Abril (zamba)” fue registrada por Andrés Chazarreta, como autor de letra y música, según el registro Nº 3049 de SADAIC, del año 1916. Pero mencionada por algunos como “la madre de las zambas de tres vueltas”, seguramente no perteneció a don Andrés, sino de autor anónimo y recopìlada por Chazarreta a principios del siglo pasado.

A partir de ahí, hay una gran disputa entre santiagueños y tucumanos acerca de su origen. Isabel Aretz dice que el autor sería el Ñato Carrillo, violinista tucumano fallecido en 1911. Pero no lo dice por confirmación de ella, sino porque lo sostenía un tradicionalista llamado Rafael Oliva, que era tucumano precisamente. En este caso, 7 de abril podría referenciarse a la insurrección tucumana de 1840 contra Rosas, que originara que una proclama del Gobernador Marcos Avellaneda contra Rosas, fuera reprimida y con éxito por éste.

El nombre Siete de Abril conmemoraría entonces el levantamiento de 1840, que termina con la cabeza del gobernador Marcos Avellaneda expuesta en una plaza principal durante varios días, frente a la casa de Gobierno, donde un monolito conmemora el hecho.

Los santiagueños no creen en esta versión que intenta dar cuenta del título y origen de la zamba. Y piensan que la zamba es originaria de ahí.

Al mismo tiempo, De Cicco deja otra incógnita echando más misterio al tema: el 7 de abril de 1695 se fundó oficialmente la Ciudad de Catamarca. Los tucumanos no se quedan atrás: 7 de abril puede referirse a un lugar; en concreto, la localidad tucumana que lleva ese nombre. 

En síntesis, ante la imposibilidad de confirmar alguna de estas versiones y dada la trascendencia de nuestra danza nacional, bien podríamos celebrar las dos fechas citadas, el 7 de abril como “Día de la Zamba” y el 29 de septiembre como “Día Nacional de la zamba”, pero como dejaron inmortalizado en su obra Horacio Aguirre y Tomás Estanislao Campos “Que nunca falte esta zamba”

FUENTE: Salta Soy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s