Simoca, la exótica feria tucumana que ha vuelto a renacer

La tradicional feria de Simoca ha abierto nuevamente sus puertas, luego de que sus puesteros se mostraran insistentes ante los gobernantes. Tal es así que el intendente, Marcelo Herrera, mantuvo conversaciones con los representantes del Comité Operativo de Emergencia (COE) de la provincia, quiénes finalmente concedieron el permiso de funcionamiento, aunque con dos condiciones: que se cumplan de manera estricta las medidas de prevención de contagios de coronavirus y que únicamente puedan concurrir comerciantes y clientes con residencia en ese departamento sureño.

Sin embargo, con el inicio de las vacaciones de invierno y tras la firma del convenio de libre circulación entre las provincias del Norte, ha vuelto a permitirse el flujo de turistas a los ranchos, montados otra vez con sus verduras, frutas, carnes, comidas, dulces, artesanías, plantas, ropas y el resto de las actividades que allí se realizan. 

Desde el comienzo de la pandemia, en 2020, los feriantes vienen teniendo cierres y aperturas sucesivos, conforme avanzan los contagios. De hecho, la feria permaneció cerrada ocho meses el año pasado y en su primera reapertura las autoridades municipales reclamaban que los puesteros se ponían los barbijos solo cuando estaban siendo controlados. Por eso, esta vez el COE fue terminante al respecto. “En caso de inobservancia de las medidas de bioseguridad y de los protocolos vigentes, se aplicarán las sanciones correspondientes, con el agravante del cierre de los puestos de venta y de la feria en su totalidad”, se lee en el comunicado emitido por el órgano provincial.

Ante esto, el administrador del predio, Juan Dardo Ruiz, anticipó que el control será permanente por parte de los inspectores del COE provincial y de la administración local, y que espera que los participantes cumplan con lo solicitado, como así también las personas que concurran. Herrera, por su parte, instó a los vendedores a proteger su economía regional y a no dar motivos para que se cierre el lugar. Mientras tanto, desde el Ente de Turismo incluyeron a la feria (que abrió el sábado 10 de julio) como una de las opciones. 

Pero, ¿qué se puede hacer en Simoca? En el paseo por la ciudad, se puede visitar la plaza Bartolomé Mitre, la iglesia La Merced, el museo El Rosedal, la antigua estación de trenes y las ruinas de San Antonio de Padua, a sólo nueve kilómetros de distancia. Para llegar desde la capital provincial, se debe recorrer la ruta 301, hacia el sur, durante aproximadamente una hora. El almuerzo, indudablemente, debe consistir en unas empanadas tucumanas en alguno de los ranchos de la feria. 

Otra particularidad de Simoca es el sulky, el medio de transporte favorito de los lugareños. Tal es el culto que le rinden al carruaje, que Simoca es considerada Capital Nacional del Sulky. La feria funciona tradicionalmente los sábados, desde la mañana, temprano y hasta las últimas horas de la tarde.

FUENTE: La Gaceta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s