Leda Torres rescata obras pianísticas del compositor Héctor Stamponi

“Héctor Stamponi. Sus tangos en piano solo” es el nuevo libro editado por Leda Torres, joven pianista argentina quien transcribió los arreglos fundamentales de este artista surgido de la década de los 40 y compositor medular del tango, con la intención de recuperar y difundir su obra, buscando particularmente «poner en valor su costado puramente pianístico».

Se trata de una suerte de continuidad de otro trabajo de investigación y recuperación que la pianista realizó sobre la obra de otro ícono de la música porteña, Carlos García. Ambos libros publicados por la editorial Mil Campanas proponen compartir los secretos y tesoros de las obras de ambos músicos, haciendo su aporte a la evolución de la música argentina.

“Como pianista siento que a Stamponi no se le reconoce como merece, sí como compositor, pero no como intérprete. Incluso el disco (original) de piano solo que transcribí para este libro no tuvo gran difusión y este trabajo viene a revertir eso poniendo en valor su costado puramente pianístico, o al menos eso intentamos”, expresó Leda Torres en charla con Télam.

El libro -que puede conseguirse escribiendo a tangosenpiano@gmail.com- incluye partituras de arreglos del compositor nacido en la ciudad bonaerense de Campana y conocido como “Chupita” (1916-1997) que se encuentran en los discos, pero de los que no existían registros escritos: contempla canciones como “El último café”, “Un momento”, «Flor de lino», “Romance y tango” y “Alguien”.

Haciendo eje en la importancia de este trabajo, la cantante Lidia Borda, escribió en el prólogo del libro: “No me imagino un músico o una música que no ambicione atrapar ese lenguaje y pasarlo por la propia emocionalidad, reinterpretarlo. Pero cuando esa música sólo se ha hecho accesible a través de grabaciones antiguas no existen herramientas para simplificar ese trabajo, Ahí la tarea de la transcripción se torna imprescindible”

Ana Sofía y Aída Stamponi escribieron los textos preliminares de este trabajo de Torres, oriunda de la localidad bonaerense de Lobería, una de las pianistas más destacadas del tango actual, quien participa de varios proyectos como el dúo “Suarez & Torres”.

“Estas transcripciones serán grabadas por 11 pianistas actuales, yo incluida, al igual que el trabajo discográfico anterior que se llamó ‘Carlos García reinterpretado’, en el que también grabaron diferentes artistas como Hernán Possetti, Diego Schissi, Paula Suárez, Marina Ruiz y Ramiro Gallo, entre otros. Y para esta grabación será un elenco completamente nuevo”, contó la instrumentista.

Télam: ¿Qué representa la publicación de este libro y en una edición de tanta calidad?

Leda Torres: —Por un lado, la continuidad de mi trabajo como pianista, como arregladora, como música en general y como curiosa del tango. También, y de entrecasa, es un «berretín» materializado. En la era digital un libro, así como un disco, pueden pensarse como un gesto completamente romántico. Por otra parte, representa mi admiración por las y los grandes pianistas argentinos y, de algún modo, este libro refleja una manera de hacer trascender y difundir esta obra y en específico la obra pianística del tango. Simboliza la necesidad de plasmar este trabajo en un soporte por sobre todo accesible para el resto de los músicos argentinos y del mundo. La calidad del libro responde al compromiso de la editorial Mil Campanas y el de todo el equipo de trabajo que formamos para este fin, y también a nuestra necesidad de representar y difundir la obra de, en este caso Stamponi, y de los grandes creadores de la música argentina con una belleza, al menos, semejante a la de sus aportes.

¿Dónde reside la importancia de la obra de Stamponi? ¿Cómo lo definirías como compositor? ¿Qué destacarías de este trabajo tan importante para la cultura argentina?

—Creo que lo más maravilloso que tiene Stamponi es que creó una obra inmensa y profundamente popular. Quiero decir, su obra realmente trasciende al creador. Sus composiciones forman parte del inconsciente colectivo de la comunidad tanguera aún sin tener del todo presente al autor. Con esto no quiero decir que debamos olvidar sus nombres, pues ese pensamiento iría en contra del sentido todo de este trabajo, pero sí resalto cuando el pueblo se apropia de una canción. Quiere decir entonces que el compositor habló por todos, describió una ciudad por todos, narró una historia de amor que conmovió a una multitud e incluso esa multitud se identificó con esa historia. Stamponi es uno de los referentes del tango canción y es uno de los personajes que más dúos creativos ha formado a lo largo de su trayectoria; sus compañeros creadores van desde María Elena Walsh hasta Cátulo Castillo (juntos crearon «El último café») y esto, creo, es uno de los aspectos principales que lo definen como compositor.

¿Cómo surge la posibilidad de hacer este aporte al tango? ¿Es una suerte de continuidad del libro que sobre Carlos García?

—Sin dudas la primera publicación con la música de Carlos García vino a darnos el empujón para seguir generando este tipo de material. Las ganas siempre vienen de la mano de una necesidad, en este caso la de materializar lo intangible, la de volver al tango una música más accesible. Y la posibilidad viene de la mano de los que piensan lo mismo y de los que creen en la cultura y en esta manera de hacerla.

¿Cómo fue el proceso de trabajo de recuperación y transcripción de estas obras? ¿Qué fuiste descubriendo?

—Cuando empecé a transcribir solos de piano casi que mi único deseo era entender el «pianismo» de estos muchachos. Quería descifrar sus recursos, sus yeites, sus secretos. Creo que todo eso se refleja en la escritura de las partituras, pero por, sobre todo, lo que fui descubriendo es todo aquello que no se puede escribir. No me refiero solamente a sus fraseos o formas de decir una melodía, o un contracanto o un conector, sino a un contexto posible. Fui descubriendo, basada en la imaginación claro, el contexto de Stamponi o García. Fui descubriendo y casi inventando por qué tocaban así, su oficio, sus tomas completas, el tamaño de sus manos, los estudios radiales donde se registraron y algunos romanticismos más.

Estos trabajos de algún modo reafirman la importancia de conocer la tradición para evolucionar o avanzar en el género. ¿Lo pensás de esta manera?

—Lo pienso exactamente de esa manera. No creo posible un presente tanguero sin el reconocimiento de lo que fue, del pasado. Pero, al mismo tiempo el rescate de estas músicas que se hicieron hace unos cuantos años, viene a darnos la posibilidad de seguir tocándola tal cual fue, o de recrearla, o de modificarla por completo.

FUENTE: Télam

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s