Leyenda del Yaraví

El yaraví es un género musical mestizo. Se dice que fusiona elementos formales del Harawi incaico y con la colonización, este tomó la poesía trovadoresca española que había evolucionado desde la época medieval y renacentista.

Los amerindios de algunos países de América del sur entonaban el yaraví, una especie de cantar dulce y melancólico. Se caracteriza por ser muy lento y con frecuentes pausas que le añaden dramatismo y sentimiento.

Es un canto triste, característico de la música indígena andina.

Dicen que dicen…que donde hoy se conoce como la provincia de Salta, en el noroeste argentino, entre las montañas, vivía en una tribu quechua, una pareja cuya hija menor se llamaba Chasca Ñauí.

La abuela de Chasca Ñauí solía contarle bellas historias, cierta vez le relató sobre las virtudes de una laguna que se encontraba cerca de allí. La historia decía que aquella doncella que se bañara en sus aguas, tendría por fortuna encontrar el amor para siempre. La jovencita creció rápido transformándose en una bella mujer y como toda muchacha deseo encontrar a alguien que la amara y la hiciese feliz.

Un día, en que el sol desplegaba sus rayos, los amancay y las retamas perfumaban el ambiente, Chasca Ñauí decidió ir a la laguna. Al llegar, el agua tibia la invitaba a sumergirse, se quitó la túnica de combí y poco a poco se adentró en ella, tenía la esperanza de encontrar un compañero tal como la historia que le había sido relatada de niña.

De repente, un sonido lejano de quena inundó sus oídos advirtiéndole que alguien se acercaba. Se apuró a salir de la laguna, se puso su túnica y la ajustó a su cintura con una faja de brillantes colores, se calzó sus ojotas, se trenzó el cabello y lo adornó con bellas flores silvestres. El dulce son de la quena sonaba cada vez más cerca y más fuerte, la esperanza de conocer a alguien desconocido la hacía palpitar. Se sentó cerca de la orilla, sobre una piedra y esperó.

Por detrás de unas matas de chañar, vio aparecer un joven buen mozo en su dirección. El muchacho tocaba la quena, un sonido dulce acariciaba los oídos de la joven y parecían remover sus fibras como una suave melodía de amor. Al verse, se saludaron con una suave inclinación de cabeza, él se presentó: -soy Hayri-. En ese momento él quedó prendado de Chasca Ñauí.

Desde ese día, no dejaron de verse a diario y no pasó mucho tiempo en que ambos se unieron como pareja. Ellos vivían felices en una cabaña cerca del bosque.

Un hermoso día de sol fueron juntos a la laguna y al regresar inesperadamente se encontraron con un grupo de españoles, los mismos ya habían despojado a otros de sus bienes, al verlos, ellos rodearon a la pareja y quien parecía ser el jefe, impresionado por la belleza de Chasca Ñauí, ordenó raptarla y por más que Hayri trató de defender a su amada, los soldados lo azotaron hasta quedar desvanecido.

Cuando el joven volvió en sí, la buscó sin mediar peligros ni distancia, todo fue en vano, jamás volvió a verla. En su desesperación solo atinaba ir a la laguna, allí pasaba días enteros tocando su quena. Así revivía en su mente cada momento vivido desde que por vez primera había visto a la joven.

Con el transcurrir de las lunas, el sonido de su quena se fue tornando cada día más triste, hasta llegar a insistir con una única melodía que reflejaba todo el dolor y la tristeza de su alma. Así se fue apagando su vida y solo dejó en su quena, el último suspiro, todo un lamento de amor.

Dicen que mucho tiempo después, un joven encontró la quena olvidada a orillas de la laguna, cuando él quiso tocarla, del pequeño instrumento solo sonaba aquella la triste melodía que Hayri creara antes de morir. Cuando en la comunidad escucharon aquellas notas, todos recordaron a la pareja.

“Dos palomitas amantes

Penan, suspiran y lloran

Y en viejos árboles moran

A solas con su dolor”.

Así se dice que nació el yaraví.

Yaraví: cantar que expresa un dolor por una pena profunda que puede ser de amor.

Chasca Ñauí: ojos de lucero.

Hayri: velóz.

Combí: tela fina de vicuña.

Susana C. Otero (adaptaciones e ilustración)

FUENTE: Identidad Cultural

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s