Daniel “Cuca” Lubones sacó su mejor foto en una jineteada en Chubut

“Fue un susto con suerte, se me vino la yegua encima, pero pude sacar la foto. Me rozó con una mano y me fui un poco para el costado y para atrás, se me cayó la cámara y caí al piso. Se me hinchó el brazo, pero el hematoma se fue en unas horas. Me gusta mucho ir a las jineteadas y saqué millones de fotos, pero ninguna así, quedó espectacular”, dice con orgullo Daniel “Cuca” Lubones en un alto de su recorrida de cada mañana como cafetero en El Bolsón. También canta folclore y es un apasionado de la fotografía, los caballos y las domas. Por eso estaba el fin de semana pasado con su cámara en la Fiesta Regional de la Señalada en Cushamen, comuna rural al noroeste de Chubut a unos 130 km de El Bolsón. Y antes de que la yegua se lo llevara puesto alcanzó a hacer el clic de esa imagen que se hizo viral.

Cuando su amigo el jinete de Esquel Luis Martínez salió del poste con la briosa yegua La pulpera de la tropilla La Cantinera de Ñorquinco, Daniel estaba enfocando a la dupla y entonces no pudo darse cuenta rápido que el animal enfilaba directo hacia donde estaba él. Suele ubicarse de frente a los caballos y se mueve rápido a los costados si hay riesgo, pero esta vez se demoró un par de segundos.

“Es buena la yegua señores”, arengó con su voz ronca y vibrante el relator Juan Collio de Epuyen antes de que saliera del poste. Pero cuando observó lo que pasó quiso avisarle, a los gritos: “¡Guarda Cuca! ¡Guarda Cuca!”, exclamó, pero no podía escucharlo. “Yo estaba aturdido por los ruidos”, recuerda Daniel.

“A Luis también lo tiró, pero se paró enseguida y vino corriendo, quería saber si yo estaba bien. Me preguntó y le dije que sí, me paré enseguida. Cuando nos vieron a los dos bien todos se calmaron y entonces se escucharon las risas, fue como un blooper campero divertido”, relata Daniel.

Lubones, de 64 años, recibe el café desde Roca, lo muele y sale a recorrer la ciudad de mañana y de tarde. Disfruta cantar canciones folclóricas. Y desde hace más de 10 años, un hobby se transformó en pasión: “Me gusta mucho ir a los jineteadas, encontrar a los amigos, sacar fotos, comer un asadito con un buen vinito. Si después alguien me pide una foto y la quiere comprar se la vendo, pero no es que voy por eso, voy a encontrarme con los paisanos, con todo ese mundo, uno la pasa muy bien ahí”, cuenta y se despide para continuar con la recorrida cafetera en El Bolsón.

FUENTE: Diario Río Negro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s