Danzas tradicionales: historia y origen de la Cueca

Hermana de la Zamba, de la Chilena, de la Marinera peruana y de otras danzas similares, hijas todas de la Zamacueca peruana, o derivadas de ella, la cueca es una de las danzas que más arraigo tuvieron en nuestro país, en cuyas regiones occidental y norte aún conserva cierta vigencia.

La zamacueca – cuyo nombre parece haber dado origen a los de Zamba y Cueca – fue creada, según Carlos Vega, en Lima (Perú), hacia 1824, con elementos aportados por los bailes de la época. En dicho país se la llamó también Zambacueca, Mozamala y Zanguaraña.

La zamacueca llegó a Chile en 1824 o 1825, luego pasó a Mendoza y desde Bolivia entró al Norte del país. Desde entonces se bailó en todas las provincias, salvo Buenos Aires, dando lugar a la formación de sus descendientes, entre las que mencionaremos a la Zamba, la Cueca, la Cuequita y la Chilena -Se reserva el nombre de chilena para las cuecas bimodales (Aretz, 1952)-.

Hacia el siglo XVIII aparece en España una danza nueva: el Fandango que en América se denomina Zamacueca. Es en Lima donde se reciben las danzas europeas, se las remodela y se las lanza a los aristocráticos salones sudamericanos.

Carlos Vega nombra una zamba antigua adoptada en Perú hacia 1810 que luego se difunde a Chile y Argentina. La zamba antigua es desplazada por una nueva: la Zamacueca, hacia 1824. Desde Lima pasa hacia Chile allá por 1824-1825.

En Chile varía la Zamacueca haciéndose más larga. Hacia 1870 el nombre Zamacueca deriva en Cueca. Lima adopta los cambios chilenos y la difunde con el nombre de zamacueca chilena, cueca chilena o cueca. Es la que conocemos como cueca norteña.

Con la guerra Chile-Perú, hacia 1879, el escritor peruano Abelardo Gamarra, propone el cambio de nombre a Marinera: “Marinera le pusimos y marinera se quedó”.

Carlos Vega difunde que la zamacueca entró por dos vías a la Argentina: por Mendoza a través de Chile (Cueca Argentina). Y luego por Perú-Bolivia.

A través del norte conserva el nombre de zamba difundiéndose por las distintas provincias adquiriendo en cada región una característica particular.

Cueca Cuyana:

La región de Cuyo está conformada por las provincias de Mendoza, San Juan y San Luis, sur de La Rioja y Sureste de Córdoba. Posee una notable influencia del vecino país de Chile, por su cercanía. La música cuyana posee ciertas características que la distinguen de las expresiones musicales del resto de país. El predominio del uso de las cuerdas, esto es, guitarras, requintos y guitarrones, y el gran desarrollo en las habilidades de ejecución de estos instrumentos, acompañados por dúos de voces le otorgan una sonoridad particular y distintiva. Se divide en dos partes musicalmente iguales, como gran parte de la tradición musical folklórica argentina.

Desde el punto de vista danzario, la Cueca Cuyana, es una danza de pareja que conserva la intención amorosa de la zamacueca, pero, como puede deducirse, las diversas modificaciones y apropiaciones que transita a lo largo de la historia, se ven reflejadas en el baile.

Tanto hombre como mujer, usan pañuelos y se desenvuelven en diversas figuras y desplazamientos circulares y semicirculares al compás de la música. Los movimientos son suaves, los pasos se asimilan mucho al caminar cotidiano, con la utilización de un zapateo “cepillado”, es decir suave y al ras del suelo, el pañuelo se utiliza en diversas figuras improvisadas por los bailarines y posee unas figuras características llamadas “calles”, en las que los bailarines se desplazan en forma lateral al encontrarse en medio del recorrido de ambos.

Cueca Norteña

También llamada “cueca coya” o simplemente “cuequita”, la Cueca Norteña argentina encierra un universo sonoro, imaginario y poético que, profundamente influenciado por la tradición de la música boliviana y por la fuerte presencia de los pueblos originarios de la zona, las comunidades coyas y aymaras, le otorgan una serie de características que la diferencian notoriamente de su “hermana” la Cueca Cuyana.

La región Noroeste argentina comprende los territorios de las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, norte de La Rioja. La Cueca Norteña, sin embargo, actualmente se encuentra especialmente en Jujuy.

La Cueca Norteña, como todo el repertorio de la música de esta región, se caracteriza por la presencia de instrumentos andinos, algunos ancestrales, como la quena o la zampoña, y otros de origen hispano, pero de apropiación americana, como el charango. Sumados a la guitarra y al bombo, esta expresión musical resulta de una intención festiva particular.

Se estructura, también, en dos partes musicalmente iguales. De esta forma, el baile de la Cueca Norteña se torna picaresco, festivo, aún sin dejar de lado el cortejo de las parejas, el paso es repiqueteado, casi saltado y la presencia de la percusión y del rasgueo del charango es muy importante ya que le otorga la intención festiva de la que hablamos. La coreografía se adorna con giros y zapateos repiqueteados, sobre todo en el caso del varón, y se convierte casi en una verdadera persecución del hombre hacia la mujer, y en un desafío a la inversa, hasta el encuentro final en el centro del espacio de baile.

FUENTES: folkloredelnorte.com.ar y bdigital.uncu.edu.ar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s