8 de octubre: Día Nacional del Patrimonio Natural y Cultural Argentino

Con el objetivo de impulsar la reflexión y el interés de la sociedad en su preservación, en 1990, el Poder Ejecutivo Nacional declaró el 8 de octubre como Día Nacional del Patrimonio Natural y Cultural Argentino.

Todos los 8 de octubre celebramos el Día Nacional del Patrimonio Natural y Cultural Argentino. Pero, ¿por qué motivo? La iniciativa surgió en 1990, cuando el Poder Ejecutivo Nacional (mediante el Decreto N° 2.033), y con el objetivo de impulsar la reflexión y el interés de la sociedad en su preservación, declaró el 8 de octubre como Día Nacional del Patrimonio Natural y Cultural Argentino. Algunos años más tarde, los ministros de Cultura del Mercosur imitaron la iniciativa argentina y declararon el 17 de septiembre como Día del Patrimonio Cultural de los países miembro.

¿Qué características debe cumplir un bien para ser considerado patrimonio cultural o natural?

En primer lugar, se debe analizar el grado de significación que tienen en valores históricos, sociales y testimoniales, artísticos, arquitectónicos o de significación urbana o ambiental. En cuanto al patrimonio cultural, no solo son considerados bienes materiales como edificios, documentos, obras de arte, elementos o estructuras de carácter arqueológico, inscripciones, cavernas, sino que cada vez más se orienta el trabajo hacia la conservación del patrimonio inmaterial. Esto es: tradiciones, historias, relatos de transmisión oral, recetas y conocimientos ancestrales transmitidos de generación en generación.

Es decir, que se considera patrimonio cultural a todo lo que tenga un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia.

El patrimonio natural, por su parte, comprende aquellos monumentos naturales integrados por formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico, como son las formaciones geológicas y las zonas que constituyan el hábitat de especies, animal y vegetal, amenazadas, es decir, aquellas que sean relevantes para la ciencia, la conservación o la belleza natural.

El objetivo de que un bien o lugar se declare patrimonio cultural o natural es atesorar, guardar, custodiar y cuidar de estos elementos, tradiciones o paisajes que forman parte de la cultura y la identidad de un pueblo.

Las políticas de Estado han avanzado en forma significativa en este aspecto. De todos modos, sigue siendo necesaria la difusión e implementación de recursos que impulsen el trabajo colectivo en pos de la preservación del acervo cultural y natural, protegiendo así las artes, los oficios, las tradiciones y espacios naturales que conforman nuestro patrimonio.

5 exponentes del patrimonio cultural:

“Cueva de las Manos”. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999

Un sitio arqueológico y de pinturas rupestres que se encuentra al oeste de la provincia de Santa Cruz. Su interés radica en la belleza de las pinturas rupestres, así como en su gran antigüedad. Es una de las expresiones artísticas más añejas de los pueblos sudamericanos hasta el momento. Las primeras inscripciones están fechadas en el año 7350.

“Qhapaq Ñan”. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 2014

La red caminera del Tahuantinsuyo fue un sistema de caminos de grandes distancias en la civilización incaica, que vinculaba las ciudades importantes de la costa y de la sierra. Este sistema fue un legado milenario de las culturas preincaicas que el Estado incaico potenció. En quechua Qhapaq Ñan significa “camino del rey”, “del poderoso” o “camino del Inca”. Los 30.000 kilómetros de rutas​ que integran esa red de caminos se encontraban conectados al Cusco, la capital del Tahuantinsuyo o Imperio incaico, lo que facilitaba su comunicación con los distintos pueblos anexados en el marco del proceso expansivo inca. Además, constituían un medio de integración político–administrativa, socio-económica y cultural.

“Quebrada de Humahuaca”. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 2003

Es un profundo y angosto surco situado en la provincia de Jujuy. Está recorrida por el río Grande, subafluente del río Paraguay. Pertenece a la subregión de la Cordillera Oriental. Se la considera una vía de acceso natural hacia el Altiplano, función con la que fue utilizada desde tiempos precolombinos. Es una zona de gran belleza paisajística y rica en patrimonio cultural, que se hace evidente en las localidades que la alojan. De sur a norte: Bárcena, Volcán, Purmamarca –donde se destaca el Cerro de los Siete Colores–, Maimará, Tilcara -donde se encuentra el Pucará de nombre homónimo- Perchel, Huacalera, Uquía, Humahuaca y Tres Cruces.

“Estancias Jesuíticas”. Declaradas Patrimonio de la Humanidad en el 2000

Las Estancias Jesuíticas fueron antiguos establecimientos agropecuarios diseñados y administrados por los “Padres” de dicha orden, ubicados en la provincia de Córdoba, más precisamente en Caroya, Jesús María, Santa Catalina, Alta Gracia, La Candelaria y San Ignacio. Los conjuntos arquitectónicos de cada establecimiento, sumados a la Manzana Jesuítica de la ciudad de Córdoba (donde se encontraba la sede religioso-administrativa de la Provincia Jesuítica del Paraguay).

“Casa Curutchet”. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2016

Es una vivienda diseñada por el arquitecto suizo Le Corbusier y construida en la ciudad de La Plata (avenida 53 Nº 320, entre 1 y 2) entre los años 1949 y 1953.

5 exponentes del patrimonio natural:

“Cataratas del Iguazú”. Declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad en 1984

Son un conjunto de cataratas que se localizan sobre el Río Iguazú, en el límite entre la provincia de Misiones y el estado brasileño de Paraná. Están insertas en áreas protegidas; el sector de la Argentina se encuentra dentro del Parque Nacional Iguazú. En 2012 fueron elegidas como una de las siete maravillas naturales del mundo.

“Parque Nacional Talampaya”.  Declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en el 2000

Es una reserva natural ubicada en el centro-oeste de la provincia de La Rioja. Fue creado con el objetivo de proteger importantes yacimientos arqueológicos y paleontológicos de la zona.

“Parque Nacional Los Alerces”. Patrimonio Natural de la Humanidad desde 2017

Es una gran área protegida que se encuentra en la provincia de Chubut. Incluye a los lagos Futalaufquen, Verde, Krüger, Rivadavia, Menéndez y el río Arrayanes.

“Parque Nacional Los Glaciares”.  Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1981

Con una superficie de 7240 km², es el de mayor extensión del país, y está ubicado en la provincia de Santa Cruz. Debido a su belleza, su interés glaciológico, geomorfológico y parte de su fauna en peligro de extinción.

“Península Valdés”. Es Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1999

Es un accidente costero en la provincia de Chubut que recibe la mayor población reproductora de ballenas francas australes. La región contiene seis reservas naturales y está considerada uno de los principales y más importantes destinos de avistamiento de ballenas en el planeta, particularmente alrededor de Puerto Pirámides y la ciudad de Puerto Madryn. Además, se avistan orcas, toninas overas, pingüinos, elefantes marinos y gran variedad de aves, entre otros.

FUENTE: Ministerio de Cultura de la Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: